Vivir en Lisboa, mis primeras impresiones

Vivir en Lisboa, mis primeras impresiones
Foto: Andrés Romero Castro

Vivir en Lisboa, una ciudad difícil de comprender, con tesoros bien escondidos.

Cuando me preguntan cómo es vivir en Lisboa, la respuesta no resulta tan fácil. De hecho, no consigo responder esa pregunta en pocas palabras, ni mucho menos en poco tiempo. De todos modos, hoy intentaré transmitir de forma breve mis primeras impresiones de lo que es vivir en Lisboa; una ciudad que -como mencioné- puede no resultar fácil al inicio.

Lo primero que quiero decir, aunque resulte obvio, es que vivir en Lisboa no es lo mismo que viajar a Lisboa. Lo cierto es que eso sucede con cualquier destino en el mundo. Cuando viajamos, ya sea como turistas o viajeros, el tiempo, la energía, la forma de hacer son totalmente diferentes. Y eso nos hace generar impresiones, ideas, opiniones y sentimientos que no se pueden comparar.

No es que ser viajero, turista, inquilino o propietario de la ciudad sea mejor o peor. Simplemente se trata de situaciones diversas. No por culpa de la ciudad, en este caso Lisboa, sino por nosotros mismos. Es que la forma en la que nos plantamos frente a cada situación difiere en cada una de las hipótesis mencionadas.

Foto: Andrés Romero Castro

¿Cuál fue mi primera impresión al vivir en Lisboa?

Lisboa es una de esas ciudades que, cuando se visita como turista, puede resultar divertida, interesante, intrigante, pero -tal vez- no posee el carisma suficiente como para decir, desde el inicio, quiero quedarme a vivir aquí. Es que se trata de una ciudad que esconde sus tesoros, y los esconde muy bien. Para conocerla, y enamorarse, lleva tiempo, muchas horas gastando suelas e incalculables idas y venidas, subidas y bajadas de sus colinas empinadas.

Por esta razón, no resulta tan fácil comprender rápidamente su funcionamiento, su ritmo, su identidad. Así, pues, es difícil sentirse conectado -o enamorado- de lo que no se entiende o comprende, de lo que está -de alguna forma- fuera de nuestro alcance. Y esa fue mi primera impresión: desconcierto.

Por esto es que vivir en Lisboa puede resultar difícil en el comienzo, pero un verdadero placer conforme pasan los días y vamos conociendo sus rincones. Es que el desconcierto deja lugar a la intriga, la intriga al deseo de explorar e investigar, y así -paso a paso- vamos descubriendo un rincón mágico en el mundo.

Mi primera impresión de Lisboa es que no se trata de una ciudad más. Tiene su lógica, su modo de ser único, inigualable. Es una hermosa ciudad, con encantos escondidos y una personalidad digna de ser descubierta.

¿Para ti cómo es vivir en Lisboa? ¿Piensas hacerlo en el futuro?

Tags from the story
, , , ,
More from Andrés Romero Castro
Vuelos con conexión en Guarulhos serán más fáciles
Serán más sencillos los viajes al exterior desde Brasil que se realicen con vuelos...
Read More